MCG | Cálculo de la Huella de Carbono
16417
post-template-default,single,single-post,postid-16417,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Cálculo de la Huella de Carbono

Cálculo de la Huella de Carbono

Autor: José Magro

El término Huella de Carbono se puede emplear para determinar la cantidad de gases de efecto invernadero emitida y absorbida por efecto directo o indirecto de una organización, producto, evento, proyecto o individuo.

El primer paso para llevar a cabo su cálculo es conocer el estado de situación. Es decir, conocer las emisiones de gases de efecto invernadero que una organización, producto o servicio han generado durante un periodo de tiempo. Y es que, lo que no se mide, no se puede mejorar. Es decir, se trata de identificar las fuentes de emisión y su intensidad. Por ejemplo, y por ser las más frecuentes, pueden ser las emisiones procedentes de vehículos propiedad de la organización, de calderas alimentadas por combustibles fósiles, del consumo eléctrico o de los desplazamientos de los empleados.

Para proceder a ese cálculo han surgido diversos referenciales para cuantificar, reportar y verificar la Huella de Carbono de una organización. Inicialmente fue el GHG Protocol, una iniciativa conjunta de WRI (World Resources Institute) y de WBCSD (World Business Council for Sustainable Development), el referencial más utilizado por ser el pionero en esta materia. Sin embargo, a raíz de su publicación en el año 2006 y su revisión en el año 2018, la Norma ISO 14064, que consta de tres partes, ha cobrado un especial protagonismo en este campo. La parte 1 está enfocada a organizaciones, la parte 2 a proyectos de reducción de emisiones o de aumento de remociones, y la parte 3es la que determina cómo llevar a cabo las verificaciones, ya sean de tipo interno o externo.

De manera adicional, algunos sectores de actividad particulares han desarrollado nuevos referenciales con la finalidad de establecer unos criterios más específicos a su realidad y, al mismo tiempo, proporcionar una guía para las organizaciones del sector correspondiente. Es el caso de Airport Carbon Accreditation, referencial desarrollado por ACI (Airports Council International) EUROPE and ACI ASIA-PACIFIC, centrado en la gestión de aeropuertos; el Protocolo ENCORD, desarrollado por los miembros de ENCORD (European Network of Construction Companies for Research and Development) orientado al sector de la construcción; y el protocolo para la cuantificación de emisiones de gases de efecto invernadero en actividades de gestión de residuos, desarrollado por el grupo de trabajo de Entreprises pour l’Environnement, compuesto por las empresas Seche Environnement, Suez Environnement y Veolia Environmental Services. Hay que resaltar que todos estos referenciales sectoriales están basados tanto en la Norma ISO 14064-1como en el GHG Protocol.

José Magro
Gerente de Sostenibilidad y RSC
AENOR